Entrevista Montevideo Portal 18.07

Raffo: “La gente no compra más el izquierda-derecha. Es una visión maniqueísta del mundo”

Entrevistada por Montevideo Portal, la candidata a la IM por la coalición multicolor dijo que “falta estar más cerca del comerciante y de la gente”.

Desde su sede en Bulevar Artigas, que hasta asumir el cargo era el comando de campaña del presidente Luis Lacalle Pou, Laura Raffo y su equipo de gobierno trabajan de cara a la campaña electoral para las elecciones departamentales.

«Se va a tener que informar mucho a través de los medios y de las redes», sostiene la candidata a la Intendencia de Montevideo por la coalición multicolor con respecto a la llegada de la pandemia por el coronavirus y el freno a las recorridas.

La economista cree que la elección del próximo 27 de setiembre tiene puntos de contacto con la última elección nacional de 2019. «En lo departamental se está produciendo un momento de cambio», afirma Raffo.

En diálogo con Montevideo Portal, la candidata a la IM por la coalición habló sobre su programa de gobierno, el modelo que propone, la gestión del Frente Amplio en la capital y su visión sobre las ideologías, entre otros temas.

¿Cómo es encarar la campaña en el marco de la «nueva normalidad», teniendo en cuenta que habías empezado con recorridas por los barrios?

Cambió radicalmente porque veníamos en una campaña muy intensa en febrero y principio de marzo. Estábamos con recorridas todos los días, con actos dos o tres veces por semana y terminando el programa. Era todo a la vez, muy intenso y vertiginoso. Esto (la pandemia) significó un parate muy grande, pero lo positivo es que nos dio tiempo de fortalecer al equipo el trabajo técnico. Pudimos hacer más reuniones, contactar a más expertos, establecimos vínculos con organismos internacionales, vimos cómo trabajaban en otros países, entonces nos dio un contenido mucho más potente. Ahora la parte territorial hay que hacerla diferente a como estábamos acostumbrados a hacerlo. Los actos masivos ya no son una opción. En el lanzamiento de la lista 600 en la casa del Partido Colorado había limitación en cuanto a la cantidad de personas que asistieron y se cumplía con el distanciamiento. La comunicación ha migrado y la gente está ávida de información, por lo que se va a tener que informar mucho a través de los medios y de las redes. Eso nos permite desplegar el contenido de una manera diferente, por eso decidimos contar los capítulos del programa de gobierno con el acompañamiento de un video. Complementario con esto hacemos recorridas puntuales a barrios en grupos muy chiquitos, de cinco o seis personas máximo.

¿Hubo que actualizar las propuestas y cambiar objetivos debido a la pandemia?

Actualizamos. Sobre todo hicimos un capítulo nuevo que es «Montevideo se reactiva» y fue el primero que lanzamos. Nos dimos cuenta de que la principal preocupación de los montevideanos era el empleo y creemos que quizás había una falta de visión sobre qué podía hacer la intendencia para favorecer el empleo en la ciudad de Montevideo. Pusimos todas las energías en ver qué podía hacer la intendencia para que surjan más puestos de trabajo. Por un lado, pensamos en los pequeños comercios de barrio, que son los que en conjunto generan 350 mil puestos de trabajo. Es decir: la rotisería, la panadería, la ferretería, la peluquería. Para que esos comercios de barrio puedan reabrir sus puertas y volver a contratar personal necesitan un alivio. Nos reunimos con los comerciantes de las avenidas donde están los paseos de cielo abierto de distintos barrios y nos decían que la intendencia les resultaba una mochila muy pesada en todos los trámites, habilitaciones y los costos que tenían. Anunciamos que los vamos a exonerar por un año para darle un empujón a estos comercios a que puedan volver a contratar personal y recuperarse de la crisis. «Montevideo se reactiva» tiene dos pilares más, uno es el apoyo a los micro emprendedores y otro es generar que Montevideo sea un polo de atracción de grandes proyectos que generen empleo. Ese capítulo surgió tras la pandemia, si bien teníamos pensadas herramientas para la promoción de emprendedores y herramientas de apoyo al comercio de barrio, no eran tan intensas como las que definimos hacer ahora.

Algunos de los candidatos del Frente Amplio han hecho énfasis en que esa medida «no mueve la aguja».

Creo que falta estar más cerca del comerciante y de la gente en Montevideo. Los que dicen que no mueve la aguja claramente no se han reunido con los comerciantes. Después de que te juntás con el dueño de una rotisería y te dice todo lo que labura cada vez que bromatología le hace una inspección y le cobra extra además de la tasa que es la habitual, o a quien quiso poner dos mesas en la vereda y tiene que pagar una tasa por el entarimado de esas sillas y mesas. O la peluquera de barrio que quiere poner un cartel anunciando cómo se llama su peluquería y también tiene que pagar. Me parece que cuando escucho esas expresiones no están escuchando a la gente, se están ocupándose de criticar y no de escuchar. Ahí tenemos la diferencia, estamos proponiendo un modelo distinto de hacer las cosas. Un modelo más profesional que escuche las necesidades de las personas y las ponga en el medio. Que tenga planes de acción concretos, que trabaje para cumplir con objetivos y trabaje para rendir cuentas y sea mas ágil. Ese es el modelo de gestión que estamos proponiendo en contrapartida con el modelo que sigue existiendo hace 30 años, es de un mismo partido y no ha logrado resolver los principales problemas de Montevideo. Le estamos pidiendo a la gente una oportunidad de hacer las cosas diferente y creemos nosotros que mejor.

¿Hay un paralelismo con el gobierno nacional en ese modelo de gestión?

Sí, creo que la gente ya votó por un cambio en lo nacional después de 15 años de gobierno del Frente Amplio. Creo que en lo departamental se está produciendo un momento de cambio también. Cuando te juntás a hablar con los vecinos, militantes, concejales y ediles hay una especie de visión de que hasta ahora las cosas se vinieron haciendo siempre igual. Es la misma solución para el mismo problema, entonces claro, el problema no lo solucionás nunca. Ni en el transporte, ni en iluminación o en la basura. La gente mira a este nueve gobierno, tanto quienes lo votaron como quienes no lo votaron, y aprueban la gestión. Hay índices de aprobación de la gestión del gobierno por encima del 60%, si bien no lo votó el 60%. Yo creo que en lo departamental se está empezando a producir ese cambio, la gente nos mira con buenos ojos y están valorando mucho que lo que nosotros estamos tratando de hacer es construir y presentar ideas y planes de acción. Atrás vienen las criticas, pero nosotros ponemos el plan de acción arriba de la mesa que creemos es lo importante, no criticamos.

¿Qué importancia tiene el trabajo en conjunto con el gobierno nacional para desarrollar ese plan de acción?

Es muy relevante. La intendencia tiene que liderar un montón de aspectos, está entre sus competencias más básicas, proveer los servicios y la infraestructura para la ciudad y el departamento. Muchas veces el trabajo tiene que ser conjunto, por ejemplo, en el caso del «Montevideo olvidado» que es aquel Montevideo donde las personas no logran llegar a condiciones de vida digna, no hay justicia social, no acceden a una vivienda, no tienen veredas, no acceden al transporte y viven al lado de basurales. El poder resolver los problemas del «Montevideo olvidado» no es solo de la intendencia, pero tiene un rol fundamental. La intendencia tiene que garantizar el acceso a terrenos, tiene que iluminar, brindar mayor seguridad, ocuparse de los predios baldíos, mejorar las frecuencias del transporte, tiene que limpiar los basurales de manera sustentable y sostenible. Los basurales se limpian muchas veces en Montevideo y el basural se vuelve a formar porque no hay una solución de fondo para gestionar esos residuos que se generan en un asentamiento, por ejemplo. En muchas de estas áreas la coordinación con el Ministerio de Vivienda, el Ministerio de Desarrollo Social o el Ministerio de Transporte es fundamental. La intendencia tiene que liderar pero estar en diálogo continuo con el gobierno nacional. Lo que ha existido en los últimos años es una falta de coordinación y eso en los asentamientos fue clave. Los urbanistas y organismos internacionales que consultamos nos dijeron que faltó coordinación entre gobierno nacional y gobierno departamental.

¿Qué rol va a tener el Adeom en un eventual gobierno departamental de coalición?

Nos reunimos con la directiva entera de Adeom. Veo una relación de diálogo, donde se priorice escuchar. Ellos son ciudadanos, pero además le brindan servicios a otros ciudadanos. Si será importante cómo sienten ellos cómo están brindando ese servicio. Veo una relación donde la intendenta gobierna, pero escucha sugerencias, que a veces se incorporarán y a veces no, la decisión última es del gobernante. Lo que hay que evitar es el conflicto que ha caracterizado en estos últimos años la relación, que está muy desgastada. Cuando Martínez habla de la relación habla de que hay «dos partes en un divorcio», o «discutiremos con Adeom», en vez de «dialogaremos». Queremos empezar con la energía del diálogo. Así se lo planteamos a Adeom y creo que ellos están en la misma sintonía.

¿Cómo serían las auditorías en la comuna que has anunciado en caso de ser electa intendenta?

Creo que toda buena gestión empieza con auditorías. Si la gente nos da su confianza y llegamos a gobernar la intendencia vamos a gobernar una institución que la gobernó 30 años un mismo partido y 30 años hace que vos no te cuestiones las cosas. Creemos que no hay una buena administración, no es que lo diga yo. El Tribunal de Cuentas por tercera vez observó la compra de luminarias led y dijo que la estaba observando porque había una clara mala gestión y no se le estaba dando la misma posibilidad a todos los oferentes. Es muy importante auditar cómo se hicieron las cosas hasta ahora e imponer un nuevo modelo, porque además no solo la mala gestión genera este tipo de ineficiencias, que tranca la iluminación de Montevideo por cuatro años, sino que pasan cosas que llaman muchísimo la atención. No puede ser que la colocación de bancos en Plaza Zabala cueste medio millón de dólares, que es un montón de dinero. La intendencia gasta dos millones de dólares al día. Esos dos millones de dólares por día equivalen a 52 mil kilómetros cuadrados de vereda. Eso implica mala toma de decisiones. Las auditorías hay que hacerlas, pero no con la intención de buscar irregularidades, sino con la sana intención de ver dónde estamos parados y para hacer las cosas mejor.

¿Por qué has hecho tanto hincapié en debatir?

Creo que los montevideanos merecen la oportunidad de poder comparar estos dos modelos. La manera de comparar estos dos modelos es contrastando las ideas, con nivel. Yo no quedo en la crítica personal, en etiquetar a las personas. No creo en criticar las ideas ajenas, yo creo en comparar. A veces puedo decir que en 30 años el Frente Amplio no solucionó los problemas de Montevideo, pero estoy hablando del FA como partido y entidad, no estoy haciendo referencias a personas en particular. Es bastante patente que hay problemas como la basura, la iluminación y el transporte que necesitan ser solucionados.

¿Esto tiene que ver con la crítica de Villar que dijo que eras «la candidata de la derecha»?

Creo que no suma etiquetar, no suma poner opiniones personales. Uno puede no coincidir con ideas, pero no hay que atacar a las personas. Entiendo que Villar pone etiquetas, izquierda/derecha, y yo creo que la gente no compra más el izquierda-derecha. La gente lo que hoy quiere es que le solucionen sus problemas. Es una visión muy maniqueísta del mundo. Es algo con lo cual yo no me defino ni me definí nunca. Yo me defino como humanista, pongo al ser humano en el centro, a sus necesidades y busco cómo desde un gobierno se puede ayudar a contemplar las necesidades de estas personas, sobre todo de las personas más vulnerables. Eso no me parece sea logros de izquierda o de la derecha. Poder atender las necesidades de la gente es algo a lo que tienen que apostar todos los gobernantes.

¿Qué otros puntos de tu programa de gobierno vas a presentar próximamente?

Se viene el «Montevideo más limpia» que tiene que ver con la gestión integral de residuos. La gestión del residuo comienza con su generación, hay que tratar de que se genere la menor cantidad de residuos posible. Luego es necesario clasificar ese residuo, pero de nada sirve que yo lo clasifique en mi domicilio si luego esos residuos terminan en un mismo contenedor y mismo lugar de disposición final que es la usina de Felipe Cardoso, donde va toda la basura de Montevideo. Hoy solo el 2% de la basura de Montevideo logra reciclarse. En ese capítulo vamos a abordar todo el proceso que deberíamos hacer para lograr una ciudad más limpia. Presentaremos también «Montevideo más ágil», que tiene que ver con la movilidad en el transporte, «Montevideo agenda joven». Hemos tenido un trabajo espectacular con los jóvenes de la coalición de los cinco partidos (Partido Nacional, Partido Colorado, Cabildo Abierto, Partido Independiente y Partido de la Gente). También está el «Montevideo te invita» que tiene que ver con toda la agenda cultural y turística y «Montevideo para todos» que tiene que ver con la agenda de derechos. Estamos muy entusiasmados con el programa, participó mucha gente, técnicos, jóvenes y vecinos que dieron su opinión. Los programas de gobierno no tienen que estar vestidos de lindas palabras solamente, tienen que reflejar lo que uno haría si llega al cargo para el cual lo están votando.

¿Qué contempla el «Montevideo para todos»?

Va a estar contemplado todo lo que tiene que ver con derechos de las distintas razas, etnias, religiosos, de la mujer, inmigrantes. Tenemos que lograr una ciudad verdaderamente inclusiva. No solo en el discurso, sino que todo el mundo se sienta bienvenido y sienta que pueda caminar por la calle, conseguir trabajo, desarrollarse, crecer, sentirse a gusto con su ciudad.

Fuente de la nota

Galería de imagenes